Buscar

5 trucos para disfrutar de una acampada con niños a la americana




Foto de Mat Miller de Instagram


¡Vámonos de camping! Pocas experiencias existen tan especiales, saludables y baratas como unos días de acampada. Y por supuesto, como en todas las actividades en familia, el espectro en lo que se refiere a este tipo de ocio es amplísimo, abarcando desde el estilo mochilero más minimalista hasta el fenómeno “glamping”, en el que el viaje en autocaravana incluye todo tipo de lujos. Pero hay un elemento clave que siempre está presente, y es el de la conexión con la naturaleza, cambiando las 4 paredes de nuestro hogar por aire puro, senderismo y aventuras.


Una vez más, nuestras raíces estadounidenses nos delatan, y cuando hablamos de camping no podemos evitar dejarnos llevar por todas esas tradiciones americanas que forman ya parte del imaginario colectivo. ¿Qué es un Nature Scavenger Hunt? ¿En qué consiste un Typical American Campfire? ¿Cómo se preparan los S´mores?


A continuación, os dejamos 5 consejos para disfrutar de una jornada de camping al más puro estilo estadounidense.


1- Involucra a los niños en la preparación.



Recurso descargable de mrsmerry.com


Es tan importante ir preparando las mochilas con los niños cómo estimular su ilusión por la aventura que les espera. Durante los días previos, conviene hablarles del viaje y de todas las cosas que van a ver para ir creando esa expectación, ya sea mediante canciones o leyendo algún libro relacionado por las noches.


A la hora de escoger qué llevar, es buena idea que cada niño tenga su mochila de explorador, aunque sólo sea para llevar su gorra, una cantimplora, una lupa y una bolsita de tela para guardar tesoros. Luego se puede llevar además otra mochila conjunta para toda la familia, en la que meter un botiquín, navaja multiusos, neceser, repelente de mosquitos, crema solar, etc.


Otra manera de involucrar a los niños es preparando con antelación un Nature Scavenger Hunt, que no es otra cosa que una lista de elementos que deben encontrar en la naturaleza (una flor, un insecto, una pluma, una telaraña, setas, un cuerpo de agua, huellas de animal, etc.). La idea de crear un Scavenger Hunt en familia consiste en llevar esta lista en papel y plantearse el desafío de marcar con una X cada elemento que vemos en la naturaleza.


2- Incluye canciones en las rutas de senderismo.

Foto de talesofamountainmama.com


Sea cual sea vuestro plan de acampada, tanto si lleváis la casa a cuestas con una tienda de campaña en la mochila como si viajáis en auto-caravana, las “nature walks” o rutas de senderismo son imprescindibles. Pero además de disfrutar de un rato agradable mientras caminamos, es recomendable incluir canciones de repetición, también conocidas como “repeat after me songs” para mantener a los niños entretenidos. A continuación os dejamos algunas de nuestras canciones de senderismo favoritas:


The Other Day I Met a Bear


Fred the Moose Song


Down by the Bay


Princess Pat


Tarzan


Pizza Man


3- Anima a los niños a explorar con juegos


¿Cómo vamos a mantener a los niños entretenidos todo el día? ¿Echarán de menos las pantallas? ¡Para nada! Vuestros hijos están deseando vivir aventuras con vosotros y en la naturaleza hay muchísimo que explorar. Podéis completar el Nature Scavenger Hunt que mencionamos antes ya sea de forma colectiva como reto familiar o de forma individual, estableciendo una competición para ver quién completa la lista antes.


Otra tradición típica para hacer cuando vamos de acampada se llama Cloud Hunting, y es sencillísima. Basta con tirarse al suelo a mirar las nubes, identificando formas e imaginando historias.


Por otro lado, ¿recordáis la bolsita de tela que mencionamos antes para las mochilas de explorador de los niños? Son para coleccionar tesoros y aprovecharlos para jugar. Se trata de recoger elementos del entorno como piedras, palos, piñas, arena de la playa, conchas, etc. y aprovechar todos estos materiales para estimular el juego en familia y su imaginación.


Por ejemplo, podemos usar un palo para dibujar unas líneas en el suelo y unas piedras para echar una partida de Tic Tac Toe (las 3 en raya). También aprovechar para construir cosas, como una torre de piñas o un tipi hecho con palos. Y por supuesto no nos podemos olvidar de fabricar un clásico tirachinas o una pequeña balsa para que nuestros muñecos puedan navegar.


4.- Alegra las noches con una fogata especial


Si hay un momento realmente icónico en las acampadas estadounidenses, ese es el típico “Campfire”. Sin duda, para los niños se trata de la tradición más perdura en su memoria por todo lo que ello conlleva, tanto el momento de buscar leña en el bosque como el de sacar la guitarra para cantar las típicas “Campfire Songs” sentados alrededor del fuego.


¿Y qué hay de los S´mores? Ninguna fogata que se precie puede prescindir de este postre tan característico. Para ello necesitaremos un palo largo, “Marshmallows” (una especie de golosina parecida a las nubes también conocido como malvavisco), una tableta de chocolate y unas galletas tipo “crackers”. Podéis encontrar los clásicos marshmallows pinchando aquí y las crackers más características pinchando aquí.


Preparar S'mores es muy sencillo. Consiste en clavar los clásicos Marshmallows, en un palo para tostarlo al fuego. Una vez tenemos los malvaviscos en el punto perfecto, el siguiente paso es hacer una especie de sándwich con las galletas y un trocito de chocolate, usando estas galletas para sacar el marshmallow caliente del palo sin quemarnos. Podéis ver un vídeo explicativo pinchando en How to Make the Perfect S´more


Foto de diys.com


Una vez tenemos la fogata encendida y los S´mores preparados, ya sólo queda sacar la guitarra y cantar. Aquí os dejamos algunas canciones más características.


Kumbaya


She´ll be Coming Round the Mountain


On Top of Spaguetti


5 little Speckled Frogs


Make New Friends



5.- Llévate recuerdos a casa y haz un “Memory Jar”


¿Os acordáis de los tesoros que mencionamos antes? Las piedras, palos, piñas, conchas o arena tienen un potencial tremendo para crear obras de arte que además nos servirán como bonitos recuerdos de nuestra acampada. Un ejemplo perfecto de esta iniciativa son los “Memory Jars”, pues nos permiten exhibir nuestros pequeños tesoros en un tarro, creando un recuerdo DIY tan sencillo como resultón.

La clave está en aprovechar una foto familiar de nuestro viaje y utilizar elementos naturales del entorno para darle vida. Como toque final, es importante no olvidar de escribir el lugar y la fecha de nuestra aventura.

foto de justimagine-ddoc.com


foto de kodakmoments.com