Buscar

6 consejos para ayudar a niños que muerden o pegan a otros niños

En nuestras mañanas de playgroups para bebés de 1 y toddlers 2 añitos, no sólo los niños aprenden inglés de forma natural. También nuestros playgroups son un espacio familiar en el que se acompañe al niño en su desarrollo y en el descubrimiento de su entorno, sus sentimientos y necesidades, así como las de los compañeros, para que aprendan a interactuar de manera respetuosa.


En esta sección queremos compartir con vosotros cómo abordamos ciertas conductas en las mañanas de Playgroups de La Casita de Inglés con nuestros pequeños toddlers, por si os puede ayudar también en casa.

En ocasiones los pequeños de 1 y 2 añitos empiezan a interactuar socialmente y surgen los primeros conflictos, en los que aparecen comportamientos como morder o pegar a los compañeros… Aunque éstos son instintos naturales, frecuentemente preocupan mucho a los padres, y crean confusión y a veces temor entre sus compañeros.


En esta etapa los niños aún no han desarrollado el habla como medio para expresarse, y todavía están aprendiendo conceptos como la empatía y el reconocimiento de las emociones en los demás. Por lo tanto, los pequeños utilizan estas conductas como herramienta de comunicación.


A continuación, os daremos 6 consejos sobre cómo abordamos estas conductas en las mañanas de Playgroups de La Casita de Inglés con nuestros pequeños toddlers, por si os puede ayudar también en casa:

1. Tratar de identificar el motivo y proponerles una alternativa para lidiar con estas emociones. Cuando conocemos el motivo de una conducta, es más fácil proponer una solución. Por ejemplo, "Parece que estás pegando porque quieres jugar sola. ¿Movemos el juguete a esta zona que estarás más tranquila?". “Veo que estás enfadado porque no quisiste darle la moto, pero en realidad es su turno. ¿Por qué no vamos a jugar a este otro espacio mientras esperas tu turno? " De esta forma le enseñas al niño a reconocer su emoción y también a redirigirlo a algo más positivo.


Con frecuencia observamos que los niños tienen estos patrones bien porque comienzan a experimentar sensaciones nuevas más fuertes como la rabia, la ira, o simplemente el entusiasmo excesivo. Otras veces es porque se sienten cansados, agobiados, hambrientos, le duelen los dientes, o están aturdidos y pueden necesitar un espacio personal.



Otras veces simplemente es porque están experimentando y retando para ver qué sucede.


En cualquier caso, es conveniente tratar de entenderles y tener en cuenta que esta forma de proceder de los niños nunca tiene una mala intención, simplemente proviene de una necesidad de expresarse e interactuar.


2. Mantener la calma, y hablarles con voz tranquila y firme de las consecuencias de su conducta.

En el caso de que el comportamiento agreda a otro pequeño, conviene decirles con voz firme, pero tranquila: Eso duele, no muerdas/pegues/empujes. Luego, consuele al niño que ha sido mordido, lo que ayudará al pequeño a aprender conceptos como la empatía y las emociones. Podéis intentar que vean la emoción en el rostro de su amigo. "Mira, él / ella está muy triste". Ta


mbién es una buena solución hacer que el niño trate de consolar al otro niño.


3. Mostrarles nuevas formas de lidiar con emociones fuertes.

Si un niño está realmente enfadado y molesto, les ofrecemos nuevas estrategias para lidiar con sus emociones de una manera saludable y no hiriente. Por ejemplo, pueden canalizar estas emociones explotando papel de pompas, rompiendo papel, saltando y corriendo o jugando al aire libre…


También pueden hacer un dibujo en el que puede expresar emociones, aunque sea con unos simples garabatos, etc.

A veces simplemente están demasiado emocionados y agobiados y necesitan un momento para calmarse. Llevarles a una zona más tranquila y dejarlos a su pasando un rato tranquilo con libros, juguetes u objetos sensoriales u otros juguetes que transmitan calma.

4. Implementar rutinas.

En nuestras sesiones de Playgroups se reserva siempre un espacio dedicado a seguir rutinas predecibles y se les advierte a los niños con suficiente antelación antes de cambiar de actividad. Esto contribuye sentirse en un entorno seguro y por lo tanto a mantener la calma de los niños.


5. Enseñarles a los niños a defenderse por sí mismos.

Normalmente tratamos de darles a los niños vocabulario sencillo que puedan usar para defenderse por sí mismos, mientras tienden la mano con firmeza para señalar su espacio. Por ejemplo: “stop please”, “No, thank you” “I need space, thanks”

6. Introducir el refuerzo positivo.

Tratamos de mostrarles y aplaudir nuevos comportamientos más amables. Por ejemplo, si veis que el niño se turna, juega bien con los demás, decidles que lo están haciendo muy bien. "I love how you play with your friend." “You are sharing very well with your friends! give me five!"

A medida que los niños se van acostumbrando a su rutina de playgroups, aprenden a identificar sus emociones, juegan más y más entre ellos y desarrollan formas nuevas de expresarse mejor, estas conductas más agresivas desaparecen de forma natural y dan paso a otras más respetuosos.


Aquí hay algunas listas de libros estupendos que hablan sobre morder, pegar y emociones fuertes.




The best books to help your small toddler deal with their big emotions


7 Picture Books to Help Kids With Hitting, Biting, or Shoving



También nos encanta esta canción de Yo Gabba Gabba para ponerle a los chiquitines.

Si quieres más información sobre los Playgroups de La Casita de Inglés pincha AQUÍ.