Buscar

Cuarentena: ideas sencillas para hacer con niños

Estamos viviendo momentos difíciles. El coronavirus ha acaparado todas nuestras atenciones y ha dado un vuelco a nuestras realidades. Nos ha servido para darnos cuenta de la fragilidad de las cosas y de la importancia de arrimar el hombro, hoy más que nunca.

Sabemos que tenemos todos situaciones muy complicadas y desde La Casita de Inglés estamos poniendo todos nuestros esfuerzos para que podamos sobrellevarlo lo mejor posible. Facilitároslo al máximo.

Somos conscientes de que la mayoría de vosotros tenéis que trabajar desde casa con los niños y conocemos de primera mano el enorme reto que esto supone, por eso, en el post de hoy os queremos dar una serie de recomendaciones. Ideas de actividades muy sencillas que pueden hacer los niños que no solo les mantendrán entretenidos sino que además desarrollarán su autonomía y lo más importante, ayudarán a mantener la casa en óptimas condiciones. ¿Y por qué? Porque nuestras casas se han tenido que convertir, de la noche a la mañana, en oficina, escuela, parque, cocina, hogar y, hasta en el peor de los casos, en hospital. Todo al mismo tiempo.

El orden, la limpieza y la organización es fundamental para conseguir que todo funcione de la mejor manera posible.

Es muy probable que esta cuarentena te haya pillado sin apenas material para hacer manualidades en casa, por eso, os damos una serie de ideas de actividades muy sencillas que pueden hacer los niños con cosas que, posiblemente, ya tengas en casa.


- Acumula todo el papel que tengas por casa y no necesites: revistas viejas, periódicos, folios usados, etc. Colócalo todo en una cesta. Pueden utilizarlo de mil maneras: perforar, cortar, pegar, hacer collages...déjales experimentar y ser creativos. Rétalos a que te hagan cada día algo bonito con ese material. Es una actividad que les puede mantener entretenidos por mucho tiempo y que se adapta perfectamente a todas las edades.


- Designa con ellos una pared de la casa en la que iréis colgando todas sus creaciones. Será una pared de la felicidad. Una especie de mood board improvisado.


- Puede que no tengas ciertas cosas, pero celo es bastante probable que sí. Dile a tus peques que se lo coloquen en la cara y hagan caras monstruosas frente al espejo y se saquen selfies.. Después de un tiempo jugando a esto podéis decidir entre todos cuál ha sido la cara más graciosa de todas.




- Coge un colador y espaguetis. Que los inserten por los agujeros. Tras un buen rato concentrados en esta actividad, descubrirán que han creado un gran erizo.


- Anímales a que hagan un diario. Si aún no saben escribir, no pasa nada, pueden dibujar. Que hablen o dibujen de lo que quieran o de lo que más les ha gustado de ese día, además de todo lo que van a hacer en el futuro.


- Prepárales una carrera de obstáculos en la terraza, jardín, balcón o pasillo. Adáptala al espacio del que dispongas y emplea lo que tengas a mano: sillas, libros, papeleras...


- Si ven la tele un poco, asegúrate de que sea en inglés. Les ayudará a afianzar sonidos y vocabulario.


- Un poco de música y ¡a bailar! Que quemen un poco toda esa energía que tienen y si os sumáis un poquito, también os vendrá muy bien a vosotros.


Que adopten la rutina de recoger su habitación es siempre importante, pero ahora más que nunca. Os animamos, además, a que los impliquéis en las tareas domésticas. No solo les servirá para entretenerse, sino que les hará mucho más autónomos y os descargarán de una parte de trabajo.

- Que limpien el polvo, las ventanas y los espejos, que rieguen las plantas, que pasen la mopa o la aspiradora, recojan la ropa, emparejen calcetines o aprendan a poner una lavadora, que pongan o saquen el lavavajillas, que preparen la mesa. Adapta cada una de estas actividades a su edad y a lo que puedan hacer o no. Pese a lo que os pueda parecer a priori, les va a encantar. Lo importante es que no muestres las tareas domésticas como algo negativo, ni como un castigo, sino como una división de las responsabilidades en la que toda la familia suma.



Los beneficios de esta actividad tan rutinaria son muchos: mejora su condición motora, aprenden cosas nuevas que les harán salir del mundo de los juguetes, se sentirán valorados, lo que derivará en un aumento de seguridad y autoestima, se sentirán parte del equipo, potenciará su perseverancia y nos facilitará la vida a todos un poquito. Son solo ventajas.


Desde La Casita de Inglés os mandamos un enorme abrazo. No os exijáis demasiado, permitiros también fluir e improvisar. Nunca nos han preparado para algo así pero estamos seguros de que lo estáis haciendo bien.

Puede que nuestras Casitas estén ahora vacías, pero volverán a llenarse de nuestros peques, de sus colores, de sus risas y de su energía. Todo saldrá bien. No lo dudéis ni un instante.

"Rainbows can´t rise without storms."